fbpx
 

Blog

Trabajo de Fontilles en Mozambique

Una enfermedad sin apenas síntomas que afecta a millones de personas y puede ser mortal

  • El mal de Chagas se da principalmente en América latina, aunque puede encontrarse también en poblaciones pobres de otros continentes.
  • El mal de Chagas se transmite principalmente por la mordedura de un insecto, pero la falta de síntomas claros al inicio de la enfermedad hace que pase desapercibida hasta que afecta gravemente al corazón y órganos digestivos.

La enfermedad de Chagas, o tripanosomiasis americana, es una infección parasitaria causada por el parásito Trypanosoma cruzi. Aunque el nombre sugiera que los casos se reduzcan a la región de las Américas (predominantemente América Latina), la enfermedad se ha extendido ya a otros continentes. En la actualidad hay cerca de 7 7 millones de casos, pero al menos 65 millones de personas están en peligro de contraerla, ya que viven en áreas endémicas y en condiciones de riesgo. La enfermedad se transmite principalmente a través de la mordedura de un insecto llamado triatoma infestans (conocido como vinchuca en Bolivia, o chinche negra, chichá, pito etc. en otros países), pero también se trasmite de madre a hijo, a través de la transmisión de la sangre, el trasplante de órganos o rara vez por vía oral. Una vez que los parásitos entran en el cuerpo, viajan a través del torrente sanguíneo hacia el corazón, los órganos digestivos y otros tejidos. Sólo el 50% de los casos en la fase aguda experimentan síntomas como fiebre, dolor de cabeza, inflamación de los párpados, aumento de los ganglios linfáticos, dolor muscular o dificultad para respirar.

Después de la fase aguda, la mayoría de los pacientes entran en una fase crónica asintomática prolongada en la que se pueden encontrar los parásitos, ocultos en el corazón y en los órganos digestivos. Hasta el 30% de los pacientes sufre de trastornos cardiacos y el 10% tiene problemas digestivos, neurológicos o ambos. El resto de las personas infectadas no presentan síntomas. El diagnóstico se basa en el examen microscópico de los parásitos en la sangre a través de frotis de sangre y con pruebas de confirmación serológica. Una vez confirmado el diagnóstico, el paciente puede recibir un tratamiento específico o tratamientos adicionales cuando se presentan problemas cardíacos o gastrointestinales. Es importante en este punto tener en cuenta que la picada del insecto raramente es visible o dolorosa y durante la fase aguda solamente los niños suelen presentar síntomas, como fiebre, hinchazón del rostro o del local de la picada, o aumento y dolor de las glándulas linfáticas. En la población adulta, la gran mayoría de los pacientes permanece asintomática y sin conocimiento de su enfermedad; tan solo un 1% de los casos agudos se diagnostican, lo que posibilita que el parásito sea capaz de multiplicarse en el cuerpo del huésped durante años e inclusive décadas sin que el enfermo sepa que está infectado. En aproximadamente un tercio de las infecciones agudas hay una evolución para las formas crónicas que se desarrollan 10 o 20 años después. Cuando la fase crónica empieza generalmente es tarde para el tratamiento. Los síntomas entonces pueden resultar irreversibles y acabar causando la muerte.

En 2005, la Organización Mundial de la Salud reconoció que la enfermedad de Chagas era una enfermedad tropical desatendida, lo que facilitó su reconocimiento a nivel internacional y que se empezase a luchar contra la desinformación, la falta de una demanda social y el débil compromiso político para resolver los problemas relacionados con el Chagas, así como la escasa investigación y desarrollo científico relacionado con la prevención, detección y atención integral, incluido el diagnóstico, tratamiento, presentaciones de medicamentos, aspectos sociales e instrumentos de información, educación y comunicación.

En 2020, además, se incorporaró a la hoja de ruta 2121-2030 de las enfermedades tropicales desatendidas 5 objetivos relacionados con esta enfermedad: verificación de la interrupción de la transmisión vectorial domiciliaria, de la transmisión por transfusiones y de la interrupción de la transmisión por trasplantes de órganos; la eliminación de la enfermedad de Chagas congénita y el 75% de cobertura del tratamiento antiparasitario de la población en riesgo.

 

Quiero mejorar más vidas